Crítica, Revista Hispanoamericana de Filosofía, Volume 10, number 28, April 1978
Designation and Identity
[]
Mario F. del Carril
Georgetown University
Washington, D.C.


Abstract: En este artículo Mario F. del Carril ataca la sugerencia de Hugh S. Chandler consistente en que si un objeto puede ser identificado en un conjunto de circunstancias de acuerdo con un criterio A, y puede también identificarse en otro conjunto de circunstancias de acuerdo con un criterio de identidad B, entonces no es posible que un nombre propio que designa a ese objeto pueda designar el mismo objeto en todos los mundos posibles en los que el nombre propio designa.
Para del Carril, los criterios de identidad dependientes del contexto no generan situaciones hipotéticas incompatibles con la explicación semántica que Kripke da de los nombres propios. Esto se basa en una intuición acerca de cómo usaríamos los nombres propios. Esto se basa en una intuición acerca de cómo usaríamos los nombres propios en circunstancias hipotéticas que requiriesen criterios de identidad dominantes y recesivos. Se intentará mostrar el fundamento de tal intuición, así como también que ésta debe conducirnos a aceptar una explicación “referencial” o “cuasi-demostrativa” de algunos usos de un nombre propio. Esta explicación será similar en algunos aspectos al concepto de Keith Donellan sobre el uso referencial de una descripción definida.
La primera parte del artículo sintetiza las características y relaciones de los nombres propios y las descripciones definidas dentro de la teoría de Kripke. Una de estas características, la disparidad entre los poderes designativos de los nombres propios y de las descripciones definidad, originará dificultades para analizar los enunciados de indentidad con respecto al criterio de identidad dependiente del contexto. “El propósito de este artículo es clarificar este problema”.
Para Kripke los nombres propios son designadores rígidos (un designador rígido es una expresión que designa el mismo objeto en todos los mundos posibles en los que ese objeto existe) si y sólo si designan en todos los mundos posibles el mismo objeto que en el mundo real. Todos los nombres propios son designadores rígidos, pues un nombre propio se usa con corrección semántica sólo si designa el mismo objeto con el cual estaba conectado desde el “bautismo inicial”. Por tanto, los enunciados de identidad verdaderos que tienen como términos sólo nombres propios son necesariamente verdaderos.
Hugh S. Chandler argumenta, contra Kripke, que algunos enunciados de identidad cuyos términos son únicamente nombres propios no son necesariamente verdaderos sino contingentemente verdaderos. Y de esto infiere que algunos nombres propios n son designadores rígidos. El ejemplo de Chandler gira en torno a la paradoja del barco de Teseo.
Del Carril contesta a la crítica de Chandler que si seguimos la explicación de Kripke con respecto a la designación, veremos que la sugerencia de un enunciado de identidad contingentemente verdadero es errónea.
En la tercera parte del artículo se discute el ejemplo del barco de Teseo. La actitud de Chandler frente a la paradoja es la siguiente: basta el criterio basado en la continuidad espacio-temporal para justificar una pretensión de identidad. La posición de Mario F. del Carril es ésta: aunque en ciertas circunstancias el criterio de las mismas partes y del mismo lugar relativo es suficiente para justificar una pretensión de identidad, en otras circunstancias no es suficiente.
En la cuarta parte del artículo se golpea con fuerza la tesis de Chandler consistente en que, siendo válido el criterio espacio-temporal, es posible construir enunciados de identidad cuyos términos sean sólo nombres propios y que sean contingentemente verdaderos. Se muestra que el tratamiento que Kripke da a los nombres propios puede aceptarse para el ejemplo del barco de Teseo sin tener que renunciar a la pretensión de que todos los enunciados de identidad verdaderos, que sólo contengan nombres propios como términos, son necesariamente verdaderos.
En las secciones cinco y seis se señala que los contraejemplos opuestos a la tesis de Kripke, de que todos los nombres propios son designadores rígidos, fallan. También se muestra por qué no es un contraejemplo dar algún enunciado de identidad contingentemente verdadero, con términos que nada más sean nombres propios.
La última parte del trabajo apunta, de manera ingeniosa, que los intentos de Chandler para construir contraejemplos en contra de la teoría de Kripke de los nombres propios fracasan, debido a que asume desde el principio que la teoría de Kripke es falsa.
[Sebastián Lamoyi]
Keywords:

| PDF in English (234 Kb)