Crítica, Revista Hispanoamericana de Filosofía, Volume 11, number 33, December 1979
Strawson on Term-Ordering
[]
Stanley Martens
University of Houston

Abstract: El tema de este artículo es la función ordenadora de términos. Las oraciones “Sancho ama a Dulcinea” y “Dulcinea ama a Sancho” difieren en sentido. Sintácticamente la diferencia depende exclusivamente de la posición de cada término singular. Strawson explica esta diferencia de sentido por el hecho de que la posición es un instrumento sintáctico que lleva a cabo una función semántica: la función ordenadora de términos.
Una caracterización de la función ordenadora de términos puede ser como sigue: la función ordenadora de términos es la función de indicar cuál de los particulares específicos debe tomarse como origen y cuál como objeto en la relación específica.
Strawson cree que no todas las relaciones son relacines esencialmente dirigidas, ni siquiera que todas las relaciones asimétricas son esencialmente dirigidas. Por esta razón Strawson caracteriza a la función ordenadora de términos como la función que especifica el término primario y el término secundario en una expresión relacional. El término primario es aquel que es seleccionado “de manera especial” por la expresión relacional, por ejemplo: en la oración “Sancho ama a Dulcinea”, Strawson acepta que la función ordenadora de términos está determinada por el orden de las expresiones que especifican un particular; Sancho es el término primario. Por tanto, él propone que Sancho es seleccionado “de manera especial” por “ama a”.
Para Stanley Martens, la función ordenadora de términos es la función que indica cuál de los P1, P2 (particulares especificados), se toma como el primer elemento y cuál como el segundo. De acuerdo con la explicación de Martens, Sancho es seleccionado com el primer elemento. Pero (y aquí la diferencia con Strawson), Dulcinea es seleccionada como segundo elemento. En suma, Sancho no es seleccionado de ninguna manera especial y no es verdad que Dulcinea no sea seleccionada de ninguna manera. Ambos, Sancho y Dulcinea, son seleccionados, al ocupar ciertas posiciones, en cierto orden.
La otra diferencia notable entre el punto de vista de Strawson y el de Martens consiste en que el primero restringe la función ordenadora de términos a casos en los que las relaciones asimétricas están especificadas, mientras que, para el segundo, las relaciones simétricas son justamente como las asimétricas, pues relacionan las cosas bajo alguna manera de ordenar esas cosas.
En síntesis, señala Martens, Strawson erró al no darse cuenta de que las relaciones sólo relacionan cosas bajo alguna manera de ordenar esas cosas. Esta falla de Strawson explica por qué se equivocó acerca de la especificación de qué eran los términos primarios; además esto explica su restricción indebida de la función ordenadora de términos a casos en los que el término relacional especifica una relación asimétrica.
[Sebastián Lamoyi]
Keywords:

| PDF in English (135 Kb)